Pregunta: ¿Jesús fue totalmente humano o totalmente divino?

Respuesta: Es una pregunta sencilla que puede contestarse en una sola palabra: ¡Totalmente! Primeramente hablemos de la parte completamente humana de Jesús. Su genealogía en Mateo 1:1-16 viene de una cadena de humanos que pasa tanto por Abraham y David (lo cual suena bien), como también por Tamar, Rahab y Betsabé (lo cual no suena muy bien).

Lucas 2:1-7 cuenta que Jesús nació como un bebé, en circunstancias terrenales y primitivas, describiendo la realidad de los impuestos, el viaje de María y José a Belén y sus humildes condiciones, ya que "no había lugar para ellos en el mesón" (vers. 7).

Lucas continúa la historia con los pastores (personas humildes) quienes fueron los primeros en visitar al bebé. Siguiendo con su desarrollo en esta tierra, María y José llevaron a Jesús al templo para circuncidarlo, un rito totalmente humano realizado a los varones primogénitos.

Con excepción del viaje de Jesús a Jerusalén cuando tenía 12 años, el resto de su niñez y adolescencia se resume en las palabras de Lucas 2:52: "Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres". Sin embargo encontramos más detalles de los tres años de su ministerio durante su adultez joven.

Descubrimos a un Jesús que se cansaba, exausto, hambriento, triste y finalmente golpeado y matado por otros humanos; de hecho, fue crucificado entre otros dos hombres.

Entonces, ¿Jesús fue humano? ¡Totalmente! La segunda parte de tu interrogante es si Jesús fue totalmente divino. Ten en cuenta que su genealogía registrada en Lucas 3:23-38 traza su ascendencia hasta Dios.

A pesar de que Jesús nació en un establo, vinieron hombres sabios de oriente para adorarle y evidentemente, el rey Herodes no lo consideró como un simple humano, ya que ordenó quitar la vida de muchos bebés varones en un intento fallido de matarlo (ver Mateo 2). Además, al llevar a Jesús para realizar el ritual de la circuncisión, tanto Ana como Simeón le reconocieron como divino (ver Lucas 2:25-38). No obstante, el volver el agua en vino, sanar a los enfermos, sacar demonios, resucitar muertos o devolver la vista a los ciegos, fueron actos de Jesús más divinos que humanos.

Cuando los líderes religiosos lo enfrentaron diciéndole: "Si tú eres el Cristo, dínoslo con franqueza", la respuesta que Jesús dio nos dice mucho: "Ya se lo he dicho a ustedes, y no lo creen" (ver Juan 10:22-39). Luego se refirió a los muchos milagros que había realizado y preguntó a los líderes religiosos cuál de estos había causado su deseo de apredrearlo. Ellos respondieron: "No te apedreamos por ninguno de ellos sino por blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces pasar por Dios" (versículo 33). Luego de esto, Jesús básicamente afirmó una vez más ser Dios y los principales intentaron arrestarlo, "pero él se les escapó de las manos" (versículo 39).

¡Qué tragedia! Los lideres religiosos tenían la respuesta que buscaban, pero rechazaron al Divino pues pensaron que era un simple humano. Aun así el centurión romano, quien era pagano, reconoció durante la crucifixión que Jesús era el Hijo de Dios (ver Mateo 27:54).

Entonces, la respuesta realmente es que Jesús fue plenamente humano y plenamente divino. Sé que eso lo hace ser un 200%, pero cuando eres Dios, significa totalmente más que simplemente humano. Cuando eres Jesús, significa también, más que solamente divino.

Hebreos 4:14-16 dice: "Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos".